Crisis económica por Covid-19 genera ollas comunes para contener el hambre

Notification

×

Ads

Ads

Más Noticias

Crisis económica por Covid-19 genera ollas comunes para contener el hambre

19 jun 2020 | 11:00 horas Actualizado 2021-02-07T16:05:36Z
Ollas comunitarias ayudan a contener el hambre en Perú
Los tres hijos de Consuelo Pascacio, Estiben, de 4; Estefany, de 11, y Javier, de 14, comen un estofado de arroz con pollo que recogió en una olla comunitaria en Lima. /  Fuente: AP

La crisis económica generada por la pandemia del coronavirus (Covid-19), ha provocado que miles de personas de los distritos periférico de Lima realicen ollas comunitarias para asegurar su alimentación.

Durante varios días, periodistas de un medio internacional contabilizó más de 15 ollas comunes en un radio de dos kilómetros en el sureste de Lima, todas apoyadas por la iglesia Católica.

Antes de que amanezca, Clara Arango calcula los ingredientes para el desayuno de 150 vecinos en una barriada de una colina de Lima: ocho kilos de avena, seis de azúcar y uno de canela.

El desayuno incluye un vaso de avena y un pan con queso, todo por 0.50 centavos de sol (14 centavos de dólar), casi el 20% de lo que costaría en mejores tiempos.

A las nueve de la mañana ya vendieron todo. No sobra ni una gota de la "olla común", una estrategia de supervivencia que abunda en el país.

Clara Arango, madre soltera con dos hijas, era trabajadora de limpieza en un centro comercial más rico de Perú, pero fue despedida debido al cierre total que la cuarentena provocó desde el 16 de marzo.

"En mi casa ya no tengo nada que comer, aquí tengo una olla común y puedo juntarme con mis vecinos, podemos apoyarnos y trabajar juntos", dijo a AP.

Una vez que se acaban los desayunos, los vecinos encargados de la olla pasan el resto del día buscando donaciones, que en parte llegan de la iglesia Católica y de activistas. Las ollas comunes se han convertido en el símbolo de una región donde casi la mitad de la población trabaja en la economía informal.

Miles de ollas comunes se multiplican en todo el país a niveles no vistos desde la época de 1980 y 1990 durante el conflicto armado interno entre el Estado y el grupo terrorista Sendero Luminoso.

Aproximadamente,  más de un tercio de los peruanos se quedaron sin comida por falta de dinero, lo que los obligó a cocinar en grupo, según un sondeo reciente del Instituto de Estudios Peruanos (IEP). En América Latina, unos 20 millones sufrirán hambre, de acuerdo con cálculos preliminares de Naciones Unidas.

Estéfany Aquiño, una niña de 11 años que ayuda a su madre a criar a su hermana de dos meses, nacida en cuarentena y sin nombre ni vacuna, estaba esperando su turno junto a un depósito de plástico, afirma que la olla común es lo único que queda contra el hambre, una sensación que experimentó por primera vez en abril.

Impacto del coronavirus


En Lima, es el epicentro de la pandemia en Perú, la ampliación de la cuarentena que culminaría el 30 de junio, ha provocado que los peruanos pobres agoten todos sus recursos. Sin beneficios por desempleo y con nulas posibilidades de laborar desde casa, salen a ganarse la vida como vendedores ambulantes.

La imposibilidad de mantener a la gente en sus domicilios se ha convertido en un factor clave en la propagación descontrolada del coronavirus, que dispara el número de muertos y crea olas de contagiados que colapsan los hospitales y llevan al límite a las salas de cuidados intensivos.

A pesar de que Perú fue el primer país de América Latina en cerrar sus fronteras e imponer una cuarentena rígida a nivel nacional, en vez de controlarse y llegar a un punto de máximo, de modo que la sala situacional reporta 240,000 contagiados.

El Banco Mundial prevé que el PBI del Perú se contraerá 12% en el 2020, un resultado que contrasta con la proyección de crecimiento de 3.2% que tenía el organismo internacional en enero de este año, antes de la pandemia.

La contracción de la economía peruana sería la segunda más profunda en América Latina y el Caribe, solo por de bajo de Belize, que caería un 13.5% este año.

Según cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en mayo 1,2 millones se quedaron sin trabajo en Lima.

El presidente Martín Vizcarra, afirmó que el coronavirus desnudó la debilidad de Perú, la estrella del crecimiento económico durante dos décadas y que tiene una de las redes de seguridad social más débiles de la región.

"Estamos lejos de ser un ejemplo de eficiencia como Estado, tenemos tantas fallas, tantos problemas",  dijo en conferencia de prensa.
Apoye a El Nacional Somos un medio independiente, su apoyo nos permitirá seguir adelante. elnacional.pe. Gracias :).
×
Síguenos