El costo económico y social de la corrupción pagan los peruanos
Buscar Noticia

Advertisement

El costo económico y social de la corrupción pagan los peruanos

El Nacional
08 mayo 2019

El Perú pierde al año por corrupción el 10% del presupuesto nacional.


El costo de la corrupción en Perú

La corrupción no solo ha generado pérdidas económicas, sino también a dejado un costo social muy alto, afectando al crecimiento moral, los principios de la democracia, la gobernabilidad, y la perdida de confianza de la ciudadanía a los poderes del estado y las instituciones públicas.

En pocas palabras, quienes pagan las consecuencias son los ciudadanos, el saqueo de los recursos del Estado impiden alcanzar el desarrollo y el bienestar social para el país.

No es posible que el estado peruano siga pagando sus sueldos con los tributos abonados por 32 millones de peruanos, así como también paga pensiones y abogados de expresidentes, ministros y altos funcionarios.

Desde el inicio de las investigaciones del caso Lava Jato la corrupción se ha mantenido en la agenda mediática. En abril del 2018, el presidente Martín Vizcarra informó que cerca del 2% del Producto Bruto Interno (PBI) el Perú está perdiendo por corrupción. Este dinero sale del bolsillo de los propios peruanos. La cifra corresponde a una estimación del Banco Mundial, que refleja lo que en promedio pierden los países cada año; sin embargo, no es la única referencia.

Según estimaciones que daba la Defensoría del Pueblo el "costo de la corrupción" en el Perú significa cerca del 10% del presupuesto público anual. Es decir, es afectada la décima parte de los recursos que son destinados a salud, infraestructura, gastos administrativos, seguridad, educación en beneficio de la ciudadanía.

¿Cómo se traduce esto para los ciudadanos?

Un análisis que toma como referencia la cifra de la Defensoría del Pueblo, da a conocer que en los últimos cuatro gobiernos, desde el de Alejandro Toledo hasta el mandato de Kuczynski la corrupción "le costó" al Estado S/. 136,147 millones. Ese monto hubiera sido suficiente para construir casi ocho veces la Línea 2 del Metro de Lima, edificar 651 centros penitenciarios en el país.

Tomando como punto de partida lo estimado por la Defensoría del Pueblo sobre la corrupción, podemos determinar que, desde 2001, las pérdidas del país por la corrupción ascienden a S/. 136 mil millones, un monto que es muy aproximado al presupuesto fiscal de 2016.

Si bien al hacer la comparación por gobiernos, las cifras más altas se observan al final del gobierno de Ollanta Humala (2012-2016), con S/. 59,201 millones, vale resaltar que este monto significó un aumento de 57.7% respecto al gobierno anterior. En tanto, la cifra de este último periodo fue 73.38% superior a la que se registró en el gobierno de Alejandro Toledo.
4.90/5 – 105

Síguenos en Facebook